AGUJEREANDO

HACER AGUJEROS NO ES GRAN CIENCIA, TODOS PUEDEN HACER ESO...

Y TAMBIÉN LOGRAR QUE LAS PERFORACIONES ESTÉN EN DONDE UNO QUIERE...CASI SIEMPRE

 

Todo lo que usted necesita es un taladro eléctrico (ya casi nadie utiliza esas viejas agujereadoras manuales) y mechas del diámetro preciso. Coloque la punta de la mecha sobre el lugar donde necesite realizar un agujero, oprima el interruptor y Listo!, Un agujero.

Pero no siempre salen redondos ni en el lugar elegido. Para la construcción de una aeronave, sin importar si se trata de una realización en madera, metal o de materiales compuestos, se deberá realizar un sinnúmero de perforaciones en lugares precisos y de diámetro exacto, por tal motivo esta nota tratará de refrescar algunos con-ceptos y dar algunas ideas o consejos sobre las técnicas de perforado.

 

Las herramientas adecuadas

Si usted aún no tiene un taladro eléctrico, quizás le convenga comprar uno de velocidad variable con un mandril de 3/8" (9,525 mm), el mejor que pueda, uno con rodamientos, en lugar de bujes le soportará bien para muchos proyectos (no aeronáuticos incluidos).

Una mejor opción son los inalámbricos, ya que le permiten lograr una gran libertad y olvidarse de los molestos alargues, que siempre se están enredando y atascando por todas partes. Los buenos taladros recargables no son baratos, pero bien valen el dinero extra.

De acuerdo al trabajo a realizar, es posible que le sea útil el dispositivo para perforar en ángulo, estos son muy económicos y permiten realizar agujeros en lugares de difícil acceso. Los constructores que puedan darse el lujo de tener varios taladros, verán como se facilita y reduce el tiempo de trabajo al tener cada uno con una mecha distinta.

Comenzando el agujero

Si bien yo mismo no lo hago siempre, un constructor cuidadoso marcará primero el punto exacto del futuro agujero, primero con un marcador de fibra para no dañar el material y luego empleando un punto de marcar, de esta manera la mecha no andará "caminando", rayando y arruinando el material.

Para los que gustan de las herramientas novedosas, existe un punto de marcar automático que no necesita que usted lo golpee con un martillo. Está cargado a resorte, yal oprimirlo contra la pieza dejará su marca.

Siempre realice primero un agujero piloto de menor diámetro. Esto es especialmente cierto en perforaciones de 6 mm en adelante, de esta manera logrará una mayor rapidez.

 

Roturas de mechas

Nadie puede decir que jamas rompió una mecha, es más fácil de lo que imagina, pudiendo ocasionar daños a la pieza y al operador del taladro. Para evitar esto, reduzca la presión aplicada tan pronto como sienta que la mecha está por atravesar el material.

Cuando perfore piezas delgadas utilice su pulgar como apoyo para separar el taladro de la pieza y servir como freno, a fin de evitar la tendencia de la mecha a introducirse ella misma de manera súbita en el agujero parcialmente realizado.

Este efecto se puede minimizar si usted tiene la precaución de colocar un respaldo bajo la pieza, este puede ser un sobrante de metal o un recorte de madera.

Al perforar partes pequeñas, asegúrelas a la mesa de trabajo con prensas o en una morsa.

Un poco de técnica

Muchas veces usted tendrá que realizar perforaciones en lugares y posiciones un tanto incomodas, esto puede impedirle ver detrás de la pieza a agujerear, tenga cuidado entonces, ya que si la mecha se encontrara con un ángulo o un tubo, casi seguro se desviará y es posible que se rompa. Su instinto le dirá que para hacer un agujero grande es mejor comenzar con uno pequeño e ir aumentando el diámetro hasta llegar al requerido... Erróneo, es mucho mejor hacer un agujero piloto y luego simplemente utilizar la mecha del diámetro final. Tratar de agrandar un agujero utilizando una mecha de diámetro ligeramente mayor causará daño a sus filos, al concentrar la presión del corte en la parte exterior de los labios de la mecha.

Para llevar un agujero a la medida exacta lo más conveniente es utilizar un calisuar.

A veces usted sentirá la tentación de inclinar el taladro a fin de desviar un agujero guía o tratar de ajustar los agujeros de dos piezas que no están exactamente alineados. Resista esa tentación o sufra las consecuencias: un agujero alargado o una mecha rota.

La mejor manera de realinear agujeros es mediante un calisuar cónico o con una lima redonda, de esta manera el agujero podrá ser agrandado y a la vez desplazado su centro.

 

Velocidades de corte

No es la intención de esta nota complicarle a usted la vida con fórmulas y tablas de velocidades, sólo recuerde esto:

Las mechas chicas hasta 3 mm de diámetro trabajarán mejor a altas velocidades.

Las mechas más grandes, desde 6 mm en adelante deberían girar a menor velocidad, (especialmente cuando estén cortando aceros duros) aplicando suficiente presión sobre la pieza para que los filos logren un corte constante, esto es extremadamente importante cuando se trabaja con aceros templados.

Si usted permite que la mecha gire rápidamente sin cortar, el metal se calentará en exceso, posiblemente se temple (si hablamos de aceros) lo que quemará la mecha (tomará un color azulado), arruinará los filos y no cortará más. Si esto le sucediera, corte a través de la parte templada con una mecha de diámetro menor, hecho esto podrá volver a utilizar la mecha del diámetro requerido.

Además de utilizar una velocidad lenta para las mechas grandes, enfrielas, con un poco de aceite de corte o queroseno

La experiencia, el ruido y a veces el humo le indicará si su velocidad de corte es elevada.

 

Agujereando Acero Inoxidable

Los parallamas de acero inoxidable son definitivamente a prueba de fuego y además es un material que queda muy bien, pero es duro para cortar y aún más difícil para lograr agujeros decentes.

No trate de iniciar una perforación sin haber realizado una buena marca con el punto, luego comience con un agujero pequeño, antes de siquiera pensar en utilizar una mecha más grande.

 

Otros problemas de agujereado

A veces es necesario realizar agujeros profundos, si la pieza es de aluminio, las virutas tenderán a empastar la mecha, es conveniente asegurar el trabajo firmemente con prensas o como se mencionó anteriormente, trabajar en una morsa.

Levante frecuentemente la mecha para que la viruta pueda salir del agujero y minimizar el empaste.

Si el material a agujerear es acero, le convendría realizar la operación en una agujereadora de banco, use una velocidad lenta, mucha lubricación y presión constante para que la mecha siempre este cortando.

Si no puede emplear una agujereadora de banco, hágalo con una de mano, pero es de vital importancia que mantenga la alineación durante toda la operación. No se olvide de realizar un agujero piloto de menor diámetro. Al agujerear madera con una mecha de 6 mm, el agujero será muy ajustado para insertar un bulon de 6 mm, mientras que si la misma mecha se utilizara para metal, el bulon quedaría flojo. Si necesita colocar un bulon con una tolerancia ajustada (tomas de larguero de ala, tren de aterrizaje, etc.) deberá primero hacer un agujero con una mecha ligeramente menor y luego pasarle un calisuar.

Con un poco de práctica y las herramientas adecuadas, se puede dominar esta técnica imprescindible para la construcción de aeronaves .

VOLVER A TALLER