"Cazador de Angeles"

Edgardo Maffía
EAA -Hangar 45
________________________________

 

El "Cazador de Angeles", es un autogiro biplaza en tándem, que despega y aterriza como un avión STOL, pero vuela casi como un helicóptero. Elegí este proyecto, porque yo ya tengo un autogiro, pero no con capacidad para llevar dos personas robustas y todos mis amigos quieren volar en él.
La construcción es totalmente metálica, de caño 1020 soldado con TIG, salvo las patas del tren de aterrizaje que son de 4130. Todo el chassis pesa unos 45 Kg. El material se compró en parte en desguaces y en parte en importadores. Las soldaduras las hizo Juan Carlos Gervini de Mercedes.
El motor se lo compré a mi amigo Alex Mochkovsky de Mar del Plata, que repotenció su máquina con un motor más potente.
El diseño del "Cazador de Angeles", está basado en cuanto a la forma básica de la estructura tipo Roller Cage (Jaula Antivuelco), en un un autogiro brasilero que tuve anteriormente; pero fuertemente modificado tanto en las distribuciones de pesos como centro de gravedad y línea de empuje.
Este aparato, lleva un motor Subaru EA82 de 100 HP, refrigerado a agua, con reductora a correa Gates-Polichain y hélice Warp Drive de 3 palas de 1,8 Mts de diámetro.
El rotor es de perfil 8H12, en material compuesto de 9 Mts de diámetro y 25 cm. de cuerda y me lo fabricó Teo Altinger de Paraná.
El cabezal del rotor lo talló en un bloque de acero 4130, mi amigo Carlos reynoso de la EAA.
Va a pesar terminado unos 270 Kg en seco y llevará 2 hipopótamos de 100 Kg más 60 Lts de combustible. Volará a unos 100 Km/h de crucero.
El proyecto ya está avanzado, es decir que está la estructura básica con sus comandos y el cabezal de control, más el motor, bancada y caños de escape. Falta armar los comandos del rotor, los timones y la carlinga.
Durante un par de años el proyecto estuvo estuvo parado, porque en el interín escribí un libro -de autogiros- completé mi carrera de Perito Balístico y empecé un doctorado en Ciencias de la Criminalística en Europa.
Ahora, mi amigo Miguel Scheinin, de la EAA, me está ayudando con el montaje del motor y algunas piezas estructurales. También cuento con el apoyo del Ing. Ernesto Acerbo de la EAA, que me enseñó a volar en autogiros.
El grupo Aracuán fué un gran apoyo durante todo el tiempo que llevo en este proyecto. De hecho, casi todos los que colaboraron son Aracuanes.
No tengo idéa de cuantas horas hombre faltan, porque no las he estado contando; pero son horas felices.
Yo les recomiendo a los que se atrevan a hacerse un autogiro, que adquieran planos o trabajen asesorados por gente experimentada. De ser posible, hagan un proyecto en grupo, para darse ánimos y distibuir los gastos.
Un abrazo a todos.

Edgardo Maffía
EAA -Hangar 45
 

VOLVER A ALAS ROTATIVAS