El Girocoptero

de Bensen


Igor Bensen desarrolló en la década del 50 una aeronave. que se transformó en el kit de construcción casera más vendido: 40.000 unidades entregadas principalmente en el mercado norteamericano. No es un avión, ni tampoco un helicóptero. Es un GIROPLANO (también se acepta el término "Autogiro") que fue el aparato inventado por Juan De La Cierva.

La aeronave se compone de un rotor no-potenciado que gira libremente y posee un motor que mueve una hélice propulsara que lo desplaza en el aire como si fuera un avión. En la carrera de despegue el rotor acelera su giro debido al aire que lo atraviesa, alcanzando unas 350 RPM Y generando una sustentación útil que hace elevar al aparato.

"Girocoptero" fue el nombre marca registrada que puso Bensen a su modelo, cuyo desarrollo inicial correspondió a partir de un diseño alemán de la guerra.

Después de varios prototipos, llega al modelo B-8 del cual aquí les damos las características:

La estructura está construída principalmente por un tubo rectangular de aleación de aluminio, tiene un tren de aterrizaje tipo triciclo.

Todas sus partes se aseguran entre sí mediante bulones y tuercas.

En el kit original se ofrecían las palas metálicas, especialmente diseñadas para este aparato, los planos para la construcción amateur indicaban la forma de realizarlas en madera.

El motor original era el Mc Culloch de 72 ó 90 hp, de cuatro cilindros, dos tiempos, muy liviano, desarrollado para propulsar blancos aéreos.

Los comandos son el tradicional bastón y el acelerador a la izquierda del asiento.

El principio de autorotación, que emplean estas máquinas para su vuelo, implica la no entrada en pérdida del rotor. Si el piloto mantiene el bastón atrás y a medida que va disminuyendo la velocidad sigue con el bastón atrás, llegará a un punto que la aeronave comenzará su descenso vertical. Con completo comando tal como si fuera un vuelo con velocidad. El rotor del autogiro no deja de girar en ningún momento. De todas maneras no se debe aterrizar en caída vertical pues el régimen de descenso es bastante elevado. Antes del aterrizaje es necesario hacer una restablecida para posarse en pocos metros.

Con una leve brisa esta máquina prácticamente despega y aterriza de forma vertical.

Puede ser remolcada por un auto y si el viento es muy fuerte, se podrá volar cautivo, anclado al terreno.

 

VOLVER A ALAS ROTATIVAS